Company of Heroes: la batalla más sangrienta

Cada tanto aparecen en el saturadísimo mercado de los RTS (siglas en inglés de estrategia en tiempo real) juegos que te hacen recordar porqué este género tiene millones de adeptos en todo el mundo. Company of Heroes de la empresa Relic Entertainment (Homeworld y Warhammer 40.000 fueron otras de sus creaciones) es uno de esos juegos.
Nos ubicamos por millonésima vez en la Segunda Guerra Mundial en Europa en el desembarco en Normandía en el día "D" y obviamente comandamos soldados norteamericanos luchando contra las fuerzas alemanas en tierras francesas. Esta historia la hemos visto tantas veces que ya no nos sorprende casi nada, sin embargo, ni bien el juego empieza la adrenalina sube a niveles récord. Toma la base de la gran mayoría de los RTS actuales, es decir no se comandan soldados individuales sino que están agrupados según especialidad (ingenieros, artilleros, infanteria) mientras que los vehículos (tanques, transporte de tropas) sí son dirigidos individualmente. Tenemos misiones en las que tenemos que penetrar instalaciones alemanas, defender puestos de avanzada, tomar colinas o defender ciudades completas. Ganaremos medallas por cumplir objetivos en cierto tiempo, o por cumplir misiones secundarias. Ok, ya sé lo que me van a decir: ¿y lo nuevo?
Hasta Berlín no paramos muchachos!!
Lo que hace especialmente genial este juego es el extremo realismo de las batallas en las que nos veremos involucrados. El engine de física Havok (Half Life 2) es llevado a sus máximas posibilidades y hace de Company of Heroes un auténtico espectáculo digno de presenciar, aún para aquellos que no disfrutan del género de la estrategia. Todo, y cuando digo todo es TODO lo que vemos en los escenarios se puede destruir. Y cuando se destruye, vemos como la física hace su trabajo: polvo, escombros, metal, tanques, todo vuela por los aires de una manera sencillamente impresionante. Cuando un edificio explota con enemigos en su interior veremos como los mismos (o pedazos de ellos) son lanzados por el aire y nos hace recordar lo cruenta que es la guerra real. El nivel de detalle es tan preciso que podemos hacer zoom en cualquier soldado y ver sus expresiones faciales y escuchar sus diálogos con sus compañeros, incluso tenemos la posibilidad de jugar con una visión a ras del suelo, cual juego en tercera persona, no es práctico pero les puedo asegurar que es espectáculo puro.
Otros detalles que hacen que este juego se destaque son las animaciones de los soldados al morir, les puedo asegurar que pocas veces uno siente tanta bronca al ver morir a nuestras unidades como en este juego, los soldados quedan tirados en el suelo agonizando y retorciéndose de dolor, haciéndonos sentir culpables por su muerte. El sonido es un espectáculo aparte ya que las bombas, las explosiones, los tiros, los gritos suenan con una contundencia y una fidelidad única. Cada tipo de unidad tiene muchísimas frases distintas al ser convocado, que además varía según la situación en la que se encuentre, es decir si marcamos un soldado bajo fuego nos responderá como si estuviera gritando o nervioso, mientras que si el soldado esta a cubierto nos responderá tranquilo o incluso con frases como "tan sólo denme un paquete de balas y dirijanme a Berlín", es de destacar también que las voces suenan como auténticos soldados de la época. Lo único malo fue escuchar a los soldados alemanes hablando en inglés con acento alemán, hubiera sido genial escucharlos en alemán como en el Call of Duty o en el Medal of Honor.
Parece que estos Jerrys no nos
entregarán el puente tan fácilmente
La inteligencia artificial de nuestros enemigos es despiadada aún en niveles bajos de dificultad, y en este juego esta más claro que nunca que un gran número de soldados no nos hará ganar una batalla, deberemos manejar con extremo cuidado los pocos puntos de comando que se nos brindan para tener un ejército balanceado y bien defendido pero a la vez capaz de hacer daño al enemigo. Tenemos la posibilidad de tomar ciertos posiciones estratégicas que nos brindarán los recursos necesarios para crear nuevas unidades, pero que además deben conectarse con los territorios ya conquistados ya que por sí solos no nos sirven para nada. Cada misión es introducida con una cinemática generada con el engine del juego y que nos meterá aún más en la acción.
Con todo lo que dije queda en claro que el juego me voló la cabeza, y que sin duda es el mejor juego de estrategia que vi en mucho tiempo, si no es el mejor. Como contra podemos mencionar que para funcionar fluidamente COH necesita muchísimo poder de CPU y VGA, yo pude jugarlo con sus detalles en nivel medio y aún así mi mandíbula todavía sigue chocando contra el suelo cada vez que lo juego. Por otro lado la IA de nuestras unidades a veces obedece demasiado al pie de la letra nuestras ordenes y así tendremos a un cañon apuntando a un camino y si le vienen panzers del costado no moverán un dedo para defenderse. Pero son realmente pocos los errores de este genial juego que sin duda marcará la tendencia de los próximos RTS por venir. La atención extrema a los detalles y el realismo hacen de Company of Heroes un juego obligado para todo aquel que se reconozca como auténtico gamer, por lo que estoy seguro que va en camino a ser un auténtico clásico.

Comentarios

MarcosKtulu ha dicho que…
yo soy gaymer, también cuento?
nunca le di bola a este juego, pero con la presentación que hiciste sure thing le voy a dar. cuanto ocupa?
Vecktor ha dicho que…
Un pequeño detalle: Havok (y no Havoc) es el motor físico y no gráfico del HL2 (el motor gráfico del HL2 es Source)
Lord Khyron ha dicho que…
tenes toda la razon,lo voy a corregir, gracias x tu aporte
Whiskola ha dicho que…
yo lo juego y me gusto bastante, al principio es tedioso, pero despues se pone bueno, lo mejor es que podes hacer las misiones en el tiempo que queres, si te pasan por arriba empezas de 0, no como otros que si te dan masa, cagaste, termina el game. yo le doy un 8 whiskolas.

Entradas populares